Ortiz Batalla: “La recesión terminó en el tercer trimestre de 2016”

El presidente del Banco Ciudad dice que la inflación seguirá bajando, que pronto se notará la mejora en el consumo y que habrá una explosión de créditos hipotecarios; admite que faltan depósitos de largo plazo.

Javier Ortiz Batalla no se intimida ante la pregunta acerca de si coincide con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien dijo que la recesión ya terminó. Todo lo contrario. Desde su posición como presidente del Banco Ciudad va más allá y afirma: “Para nosotros la recesión terminó en el tercer trimestre de 2016”.
Además, Ortiz Batalla dice que pronto se va a sentir más la reactivación del consumo, que la inflación va a seguir bajando, que se van a crear nuevos puestos de trabajo y que va a haber una explosión de créditos hipotecarios.

¿Cómo le ha ido al BancoCiudad en el último año?

-El año pasado hubo mucho cambio. El Banco Central pasó de ser un banco de desarrollo a ser un banco orientado a buscar estabilidad monetaria. Por otra parte, empezó a buscar también la estabilidad financiera. Y en eso liberó el sistema financiero, lo que permitió mucha mayor competencia. Por lo que fue un año para nosotros mucho más activo y dinámico. Y lo tercero que hizo el Banco Central fue promover la tecnología, la inclusión financiera, el menor uso de efectivo, la formalización del sistema y la utilización de medios electrónicos de pago. Fue un año de revolución en un sistema bancario que estaba anquilosado.

-¿Cómo les está yendo con los créditos hipotecarios?

-Tenemos en la carta orgánica dos grandes objetivos: ser banca social y ser banca de desarrollo. Como banca social nuestro principal rol es ser banca hipotecaria y nos posicionamos como el segundo banco del país. En eso hemos sido muy dinámicos. Por ejemplo, en créditos UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) que ha sido la creación del último año, damos el 36% del total del crédito del país. Y en la segunda parte del año el crédito hipotecario levantó muchísimo. Tiene un potencial enorme, debido a la baja de la inflación. Así fue que levantó en los últimos cuatro meses del año y eso va a continuar. En 2017 se va a dar una explosión de créditos y se va a seguir creciendo por encima de la inflación. Esto permite el acceso a la vivienda a un montón de gente. El crédito hipotecario representa poco más de 1% del PBI, mientras que en un país normal de América latina representa más de 20% del PBI. Por eso, el potencial es enorme.

-Como contrapartida ¿están recibiendo depósitos en UVA, que permitan apalancar estos créditos?
-Sí. Todavía no tenemos suficiente volumen para lo que creemos va a ser la demanda de créditos en UVA. Vamos a tener que seguir creciendo en ese tipo de depósitos para poder dar respuesta a la demanda de créditos hipotecarios que está muy firme. En los últimos meses vemos una demanda muy firme y para dar respuesta a eso vamos a tener que seguir captando más fondeo, porque los créditos son a 20 años y todavía los depósitos no son suficientes. Pero eso toma tiempo, y yo creo que la baja de la inflación va a ser muy importante para que la gente deposite y de esa manera el sistema financiero crezca. Estos nuevos instrumentos le van a dar volumen al sistema financiero.

-¿Cómo ve toda la nueva línea de créditos al consumo?
-Los créditos prendarios y personales también han venido creciendo por encima de la inflación. Algo que creemos que nos va a dar muy buen resultado son los créditos que estamos dando con tarjeta de crédito en 50 cuotas. Son para bienes de consumo durable, con tasas que no se veían desde hace mucho tiempo (levemente superiores a 26%). Sólo hay tres bancos que dan estos créditos

-¿Todavía no hay datos de reactivación del consumo?
-Yo creo que ha empezado a verse. La reactivación empezó en el cuarto trimestre de 2016 y llevamos dos trimestres de reactivación. La caída en el nivel de actividad empezó a fines de 2015, por lo que duró un año. Nosotros lo notamos en el segmento del crédito en pesos; es decir que creemos que el producto bruto interno está creciendo desde hace dos trimestres.

-Entonces ¿coincide con lo que dijo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acercade que la recesión ya terminó?
-Nos da la impresión que sí. Esto es difícil de percibir en la calle, porque tarda en verse y de sentirse en el bolsillo, pero esperamos que a lo largo de este año el PBI siga creciendo y que los salarios nominales estén por encima de la inflación. Pero repito: para nosotros la recesión terminó en el tercer trimestre de 2016. Los factores que impulsaron esto fueron por un lado un mayor nivel de actividad en Brasil y la apreciación del real, más la reactivación de los sectores agropecuario, automotriz y de la construcción.

-Faltaría en ese listado la reactivación del consumo…
-Sí, pero el consumo es procíclico. Es decir que cuando la actividad crece, el consumo, que representa 80% del nivel de actividad, crece. Y el hecho de que la actividad inmobiliaria esté creciendo, que los créditos personales y prendarios estén creciendo, son buenos indicadores. Creo que los salarios reales van a crecer y también va a haber una creación de puestos de trabajo.

-¿Cree que se va a poder dominar la inflación tal como afirma el Gobierno?
-Cuando el Gobierno cambió, tomó una situación con fuertes desequilibrios macroeconómicos. Entonces, en la primera mitad del año eran necesarias medidas que iban a traer una aceleración en el nivel de precios. Ese período ya pasó y en la segunda mitad del año hubo una reducción en los niveles de aumentos de precios. Creo que en 2017 la inflación va a ser menor. Ya ha caído sustancialmente y va seguir cayendo.

-Se habla de atraso cambiario, ¿cuál es su opinión al respecto?
-Parte del acuerdo monetario que el Gobierno ha armado es un sistema de metas de inflación con flotación cambiaria, y durante esta última parte del año el Banco Central no ha intervenido para realizar compras o ventas de dólares con fines de moderar el tipo de cambio. Es muy importante que el sector productivo trate de ajustar sus costos de forma tal de poder exportar y poder ser competitivo. Creo que con el tipo de cambio actual es factible poder exportar, como lo prueban una cantidad de actividades (agropecuarias, energéticas, etcétera).

-No todo es dólar caro o barato a la hora de hablarde competitividad…
-Claro. Hay otros factores que hacen a la competitividad y no hay que pensar sólo en el tipo de cambio: la presión tributaria no debe subir, no debe haber subas extras en costos logísticos y tiene que asegurarse buena infraestructura.

-¿Gran parte de los resultados de la reactivación que usted menciona se va a ver este año?
-Efectivamente. Algunos se vieron en 2016 y muchos se van a ver en 2017. Ahora, 2017 va a ser un año con muchos desafíos, porque será un año de convergencia a menores niveles de inflación (se irá de 40% a la mitad o menos). Y en esas circunstancias el sistema bancario transita niveles de rentabilidad menores, porque el sistema bancario recauda parte del impuesto inflacionario. Entonces, bajo esas circunstancias, lo que tiene que hacer la banca es tratar de gestionar con excelencia y tratar de expandir el crédito.

-El Banco Ciudad impulsó sucursales en las villas, ¿cómo sigue ese plan?
-Para nosotros es muy importante la inclusión financiera, para eso tratamos de simplificar los trámites y promover créditos. Parte de eso es llegar hasta aquellas personas que están en zonas carenciadas, que el día de mañana van a ser barrios. Hoy tenemos Piletones funcionando como una sucursal, pero en estos años vamos a tener una sucursal en la villa 1 11-4, una en la villa 20 y otra en la villa 31, con lo que vamos a abrir una sucursal en villa por año.

 

Fuente: Diario “La Nación”

Comentarios

comentarios

Baires Ciudad 2012 - 2013. Todos los derechos reservados. Contacto: redaccion@bairesciudad.com.ar