#12O: el gobierno sufrió ayer la protesta opositora más masiva.

Como viene ocurriendo durante los últimos feriados que caen lunes, se volvió a producir una importante marcha en contra de las políticas del Gobierno nacional. Con epicentro en el Obelisco y varias ciudades del país se volvió a protestar en contra de la cuarentena y de varias de las políticas impulsadas por Alberto Fernández.

Se trata de la octava manifestación en contra de la gestión de Alberto Fernández durante la cuarentena. Las anteriores fueron el 20 de junio, el 9 de julio, el 1°, 17 y el 26 de agosto y el 13 y el 19 de septiembre.

Sectores opositores volvieron a autoconvocarse en el centro porteño y varios puntos del país para protestar contra la cuarentena, la reforma judicial, el desplazamiento de los tres jueces que investigaban a Cristina Kirchner, el endurecimiento del cepo al dólar y “en defensa de la República”, entre muchas otras consignas.

Los manifestantes llevaron banderas argentinas y carteles en contra de la reforma judicial, la corrupción y la cuarentena.

«Todos somos Rosenkrantz», decía uno de los carteles visibles en las inmediaciones del Obelisco, en alusión al presidente de la Corte Suprema.

Otra pancarta, que postulaba el «NO» a la reforma judicial, era sostenida por una mujer que refirió que «la libertad está en manos de la justicia» y que, por eso, había que «defenderla» y resistir la iniciativa de modificar el fuero federal impulsada por el Gobierno.

Pasadas las 17, las cacerolas y las bocinas comenzaron a sentirse con fuerza en el Obelisco. También hubo concentraciones en La Plata, Rosario, Bariloche y Córdoba. En el centro porteño un grupo de manifestantes también realizó una “suelta de globos por la la República”.

La convocatoria también incluyó decenas de puntos en casi todas las provincias del país, como el Patio Olmos y la plaza San Martín de Jesús María en Córdoba; la plaza Moreno en La Plata; el Monumento a la Bandera en Rosario; y el cruce de Sarmiento y Av San Martín en Mendoza.

Al igual que en las movilizaciones anteriores, la convocatoria comenzó a circular a través de las redes sociales bajo diferentes hashtags. El más replicado fue #12OctubreTodosAlaCalle, aunque también hubo otros como #12OSomosLibres y #12OYoVoy.

Diversos dirigentes opositores justificaron la convocatoria impulsada por un sector de la oposición y por la propia presidenta del Pro, Patricia Bullrich, con el lema «por la economía, la salud, la educación y la libertad de los argentinos».

Bullrich convocó a través de su cuenta en la red social Twitter, con un video que subió la semana pasada en el que, además de invitar a la marcha, comprometía su propia asistencia.

«Por la economía, la salud, la educación y la libertad de los argentinos. El 12 de octubre voy a marchar con mi bandera, en mi vehículo, junto a millones de ciudadanos de todo el país, en defensa de la República. #12OSomosLibres», planteó la exministra de Seguridad macrista en el video.

Por su parte, el diputado nacional del radicalismo y titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, sostuvo que la protesta convocada para esta tarde en el Obelisco y distintos puntos del país es «una expresión genuina y no la convoca ningún partido», e insistió en cuestionar al Gobierno con el argumento de que, a su entender, «la estrategia sanitaria fracasó».

Las críticas

«Es muy claro que no defienden la República ni respetan las instituciones, son los profetas del odio», aseveró el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a través de la red social Twitter, luego de repudiar «que se difunda como punto de protesta el domicilio de la vicepresidenta».

Por su parte, el ministro del Interior, Eduardo de Pedro advirtió que defender la República no es el objetivo de los sectores de la oposición que convocan a la marcha porque «no respetan las instituciones» e incentivan llevar su protesta a las puertas del domicilio de Fernández de Kirchner.

«El macrismo y Clarín convocan a una marcha frente al domicilio particular de la vicepresidenta @CFKArgentina. Es muy claro que no defienden la República ni respetan las instituciones, son los profetas del odio», escribió De Pedro en su cuenta de la red social Twitter.

scroll to top