CABA: buscan fomentar a la Economía Social y Popular

El Poder Ejecutivo porteño buscará que emprendimientos de la Economía Social y Popular participen de los procesos de compras que realiza el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para lo cual presentó un proyecto de ley que diseña un sistema de herramientas que les faciliten acceder a condiciones competitivas para ofrecer sus bienes y servicios.
El texto que ingresó a la Legislatura fue elaborado por el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat que encabeza María Migliore. Para su confección se identificación los sectores de la Economía Social y Popular con mayor potencial para crecer e integrarse a las cadenas de valor de la Ciudad. Entre las principales barreras que en la actualidad encuentran figuran la informalidad, la falta de acceso al financiamiento, un limitado desarrollo de su capacidad productiva y los reducidos canales de comercialización.
El proyecto de ley prevé la creación del Registro de Unidades Productivas de la Economía Popular y Social que contempla a sectores como la actividad textil, elaboración de alimentos, logística, cuidados, construcción, comercio y de la economía verde. Este registro posibilitará a los inscriptos participar de los procesos de compras públicas del Estado, así como del resto de los beneficios.
“El objetivo es derribar ciertas barreras para participar de los procesos licitatorios. Por un lado, la garantía que se pide en compras públicas va a estar dada por el Estado porteño, ya que el ministerio es el garante de quienes participen de las licitaciones”, explicaron fuentes porteñas a El Cronista.
Además, se estipula el acceso al financiamiento mediante un programa que lanzará el Banco Ciudad, a través del cual se otorgarán líneas de crédito que permitirán la compra de insumos para aumentar la capacidad productiva. El acceso al financiamiento ha sido una de las principales barreras de desarrollo por la baja calificación de riesgo que obtienen en el sistema crediticio. Con esta iniciativa se apunta a “eliminar la barrera de mostrar la “espalda” de los proveedores”, detallaron.
Una vez sancionado el proyecto se creará un fondo público-privado a través de la constitución de un fideicomiso en el Banco Ciudad para que los privados se sumen al financiamiento de proyectos productivos de la Economía Popular, además del que ya obtienen mediante fondos del presupuesto porteño.

scroll to top